SUEÑOS RADIACTIVOS | 1985 ‧ Ciencia ficción/Escenario apocalíptico ‧ 1h 38m


Atrapados en un refugio antiaéreo durante los 15 años subsiguientes del holocausto nuclear, y sin tener ningún material de lectura más que novelas de misterio (muchas de las de Raymond Chandler), dos hombres emergen finalmente a lo que queda de la civilización habiendo adoptado las personalidades de los detectives de las novelas.





Albert Pyun, guionista y director de este filme, y director de culto por su peculiar obra cinematográfica, siempre se ha confesado fan de "Calles de fuego" (W. Hill, 1984), de la cual llegó a dirigir una secuela bastarda imposible de visionar, ya en este siglo. "Sueños radioactivos" es posiblemente su primer homenaje a la obra de Hill. Aunque la inspiración sobre la obra de Hill alcanza a otra obra anterior suya "Los Warriors" (1979), una persecución nocturna por parte de pandilleros de fantasia. Pyun nos ofrece su propia e inacabable caza humana nocturna en mundo post-apocalíptico sui géneris, con estética de cómic, de looks ochenteros y bandas de R'n'R y pop de aquellos años, como en el filme de Hill. Todo ello en un filme tremendamente bizarro que bebe también de la fantasía del Carpenter de "1997 Rescate en Nueva York" (1981) al igual que otros filmes postapocalípticos desenfadados, sexualizados y tremendamente ingenuos, como posteriormente veríamos en "Cherry 2000" (1987).

El guión es de lo más lisérgico, con unos chicos que salen de un refugio atómico y se encuentran una sociedad con mutantes motoristas de pelo rojo, caníbales en discotecas, asesinos infantiles vestidos de Tony Manero, hombres serpiente, punkies con luces en las hombreras y toda una fauna de tribus urbanas tan en boga en los años 80, y todo ello aderezado con actuaciones ad hoc y música ochentera compuesta ex-profeso para el filme. Un delirio. Y todo ello les sucede en 24 horas, con una persecución trepidante que se inicia en una muy larga noche, con un planteamiento muy similar al del filme "Jo que noche" (M. Scorsese), al igual que otro film futurista titulado "Future Kill", los tres filmes se estrenaron en 1985 ¿Casualidad?

Elenco extrañísimo, con un Michael Dudikoff ejerciendo de bailongo, muy lejos del papel de "Ninja americano" que le consagraría con la productora Cannon. Y Pyun dirigiendo, como siempre, haciendo virguerías con muy pocos medios. Sus encuadres artísticos y personales, el inteligente empleo de la iluminación y fotografía nocturna, sobre todo en la pelea final, el ritmo trepidante que le da al filme desde que se inicia la persecución, aderezado con buenas escenas de acción, hacen de este filme una joyita ochentera que, aunque tenga sus limitaciones, debería tenerse en mayor estima. Aburrido no es, alucinado quizás si.



CRÍTICA DE VIDEOCLUB PARA UN MEJOR VISIONADO


Título original
Radioactive Dreams aka 
Año
1985
Duración
98 min.
País
Estados Unidos Estados Unidos
Dirección
Albert Pyun
Guion
Albert Pyun
Música
Peter Manning Robinson
Fotografía
Charles Minsky
Reparto
George Kennedy, John Stockwell, Lisa Blount, Michael Dudikoff, Don Murray, Michele Little, Norbert Weisser
Productora
De Laurentiis Entertainment Group (DEG), ITM Productions, Vanir Group of Companies, Manson International
Género
Ciencia ficción. Acción | Holocausto nuclear

Comentarios