QUIEN TIENE UN AMIGO TIENE UN TESORO | 1981 ‧ Acción/Comedia ‧ 1h 50m


Hubo una generación que despertó su pasión al cine gracias a aquellas sesiones dobles de matiné o aquellos cines de barrio y de pueblo que traían a sus vidas las historias gloriosas del Hollywood de los 50 y 60. Ahora hay una generación que debe su amor al cine a la distribución digital, a Netflix, a Emule, torrent y con suerte a las multisalas de los centros comerciales. En medio de ellas, hubo otra.



Y esa segunda generación de cinéfilos es aquella que debe su gusto al cine a aquellos ya casi extintos reductos mágicos llamados videoclubs, unos lugares que hacían posible ver la grandeza del cine en nuestro reducido televisor y capaces también de crear su propia fauna y mitomanía fílmica.
En ocasiones ya hemos hablado de la gloriosa Canon film o de la hispana Izaro Films. Tambien hemos hablado de alguna que otra reina o rey de los vídeoclub pero de todas las estrellas de dicho espacio, quizás la pareja Bud Spencer y Terence Hill, sea quien mejor refleja los gustos y la manera de entender el cine en aquellos años. Al menos para los lactantes y adolescentes cinéfilos del videoclub.


Ahora, a casi 50 años de su primer trabajo juntos, queremos rendirles este pequeño recuerdo en forma de entrada de Blog.

Me gustaba la cerveza Budweiser y el actor Spencer Tracy". Asi explica Carlo Pedersoli (Nápoles, 1929) la elección de su seudónimo “Bud Spencer". Se lo puso a los 37 años, cuando decidió poner fin a su larga carrera como nadador olímpico y convertirse en actor. Debutó como protagonista en el spaghetti western Dios perdona... ¡Yo no!" (1967): “Necesitaban un grandullón y no encontraban a nadie de mis dimensiones”, bromea. Por el contrario, Mario Girotti (Venecia, 1939) empezó en el cine a los 12 años. Como era rubio y de ojos azules. le pidieron que escogiera un nombre artístico anglosajón, y optó por “Terence Hill"porque coincidía con las iniciales de su madre. Actor versátil, participó en filmes tan dispares como El Gatopardo (1963) o Pecado de amor (1961), junto a Sara Montiel.


Bud y Terence se conocieron en el desierto de Tabernas, Almeria, en 1966. Su primera colaboración tuvo lugar porque uno de los actores de la película Dios perdona... ¡Yo no! se rompió un pie, y Hill llegó para susti- tuirlo. Desde ese momento formaron uno de los dúo con más química de la historia del cine a la altura de Laurel y Hardy, Lemmon y Matthau o Pajares y Esteso. El secreto de su fértil relación era, según Spencer, que “nunca hubo rivalidad, jamás hemos discutido, pese a que todas las parejas de cine lo hacen".
Juntos rodaron 17 comedias cargadas de violencia naif, donde Terence era el granuja avispado y Bud el bruto de buen corazón. Sus primeros taquillazos fueron el Spaghetti western Le llamaban Trinidad (1970) y su secuela, Le seguían llamando Trinidad (1971). Después, cosecharon más éxito ha- ciendo de camioneros en Y si no, nos enfadamos (1974), de jugadores en Par e Impar (1978), de aventureros en Quién tiene un amigo tiene un tesoro (1985) o de polis en Dos superpolicías en Miami. Para desgracia de todos, en 1994 pusieron fin a su duo con una ya fuera de tiempo, Y en nochebuena se armó el Belén.

UN CINE PERDIDO QUE CASI SOLO SE ENCUENTRA EN DESCARGAS TORRENT


Afirma Terence que “lo que pasó entre nosotros es inexplicable. Yo me transformaba cuando estaba con Bud y él se transformaba cuando estaba conmigo".
En los últimos tiempos ambos han encontrado un cómodo retiro en la televisión italiana. Además, Spencer hizo en 2009 un anuncio de Bancaja y aún vende como churros sus libros de memorias. Cerca de cumplirse 50 años de su encuentro, quizá estas dos máquinas de hacer reír vuelvan a unir sus fuerzas una vez más... ¡para repartir mamporros a cuatro zarpas!
Decir para ser justos que a nivel cinematográfico su trabajo ni siquiera llegó a la mediocridad pero, como el cine por suerte es algo más que técnica y arte, las nefastas cintas de Bud Spencer y Terence Hill tienen la suerte de superar la calidad formal, para entrar en el terreno de lo sentimental e incluso de lo animal ya que, no hay lógica posible que analice el porqué del éxito de este dúo de estrellas italianas que superaron sus fronteras y se hicieron nombre y reputación en todos los confines del aquel naciente mundo global.
Hoy día es difícil enganchar al nuevo público con alguna de las 17 obras de aquellos dos ¿genios? de la comedia y la acción pero, los que las disfrutaron en su espacio temporal, nunca podrán olvidar a estos dos iconos como lo que son, historia viva del cine o al menos, historia viva del videoclub.

Terence Hill lleva 16 años al frente de las series Don Matteo (2000-2016) y A un paso del cielo (2011-2015). Y Bud Spencer no dejó de trabajar tanto en cine como en televisión. Por desgracia, un proyecto soñado por todos sobre el regreso de uno de los personajes míticos del spaguetti western, y es que la obra maestra (y lo decimos con la boca abierta y bien fuerte), Keoma, quiere regresar con 'Keoma Rises', una continuación que contaría de nuevo con Enzo G. Castellari en la dirección, Franco Nero como Keoma y Bud Spencer como estrella de lujo invitada que ya no va a poder ser.

Filmografía Bud Spencer y Terence Hill juntos


  • Dio perdona... Io no!, 1967 (Dios perdona... yo no) (1967), Hutch Bessy "Earp".
  • I quattro dell'ave Maria, 1968 (Los cuatro truhanes), Hutch Bessy.
  • La Collina degli stivali, 1969 (La colina de las botas), Hutch Bessy.
  • Lo chiamavano Trinità, 1970 (Le llamaban Trinidad), el niño.
  • ...continuavano a chiamarlo Trinità, 1972 (Le seguían llamando Trinidad), el niño.
  • Il corsaro nero, 1971 (El corsario negro), Skull.

Los 12 clásicos de humor y bofetadas

  • Più forte, ragazzi!, 1972 (¡Más fuerte, muchachos!), Salud.
  • Altrimenti ci arrabbiamo, 1974 (Y si no, nos enfadamos o Juntos son Dinamita en Latinoamérica), Ben.
  • Porgi l'altra guancia, 1974 (Dos misioneros), Padre Pedro.
  • I due superpiedi quasi piatti, 1976 (Dos super-policías), Wilbur Walsh.
  • Pari e dispari, 1978 (Par impar o Pares y nones), Charlie Firpo.
  • Io sto con gli ippopotami, 1979 (Estoy con los hipopótamos o Jugamos con los hipopótamos), Tom.
  • Chi trova un amico, trova un tesoro, 1981 (Quien tiene un amigo... tiene un tesoro o El que encuentra un amigo, encuentra un tesoro), Charlie O'Brien.
  • Nati con la camicia, 1983 (Dos super super esbirros), Doug O'Riordan "Mason".
  • Non c'è due senza quattro, 1984 (Dos super dos o Dos puños contra Río), Greg Wonder / Antonio Coimbra de la Coronilla y Azevedo.
  • Miami Supercops, 1985 (Dos superpolicías en Miami), Steve Forest.
  • Botte di Natale, 1994 (Y en Nochebuena... ¡Se armó el Belén!), Moses.

La 1ª) - Crítica de ¡Más fuerte, muchachos! | Su primer filme como duo cómico de hostias y bofetadas


Con ¡Más fuerte, muchachos! se gestó el inicio de lo que sería su serie de filmes donde el humor, las gamberradas y las bofetadas serían el eje por el que estas películas circulaban y se convirtieron en únicas. A esta le siguieron 10 más lo que conformarían su famosas 11 obras clásicas de videoclub.
Esta primera introducía a la pareja en una aventura exótica donde la estructura y los acontecimientos ya dejaban patente esa forma extraña de narrar sucesos y de mostrar personajes que a veces rozaban lo surrealista, quizás herencia del humor de su compatriota y estrella Totó, con el que llegaron ha trabajar antes de ser estrellas.

Aunque es, y fueron todas, películas de bajo presupuesto, dejaban patente que en ellas había una calidad cinematográfica latente debido a la gran profesionalidad que el cine italiano tuvo durante las décadas de los 50, 60 y 70, donde el país casi vecino se convirtió en una potencia cinematográfica sin paliativos.
Así, los guiones eran sencillos pero directos y eficaces, la producción como decimos modesta pero sin fallos apreciables y la estética mediante la imagen, el sonido y la imagen, con una fuerza suficiente para ser atractiva como así ocurrió con el famoso spaguetti western del que el cine de Bud Spencer y Terence Hill tomo mucho prestado.

Un ejemplo claro es la estampa final a contraluz de ¡Más fuerte, muchachos!, donde vemos como la vertiente artística siempre estuvo presente en las obras de estos tipos que consiguieron un cine de ese que sin saber porqué, gustaba a todo el mundo.



VIDEOCLUB CINEMATTE FLIX


LA 6ª): ESTOY CON LOS HIPOPÓTAMOS (1979) 
LA 7ª) QUIEN TIENE UN AMIGO TIENE UN TESORO (1981)
LA 8ª) DOS SUPER SUPER ESBIRROS (1983)
LA 10ª) DOS SUPERPOLICÍAS EN MIAMI (1985)



Galería


Bud Spencer y Terence Hill | 50 años de los reyes del videoclub | Actualidad y películas | Keoma y Don Matteo


































Comentarios