RETROCEDER NUNCA, RENDIRSE JAMÁS | 1986 ‧ Acción/Cine de artes marciales ‧ 1h 34m


Jason Stillwell (Kurt McKinney) es un joven, fan de Bruce Lee, que estudia en la escuela de karate de su padre. Pero cuando un mafioso comienza a extorsionarles, el padre decide que se deben marchar a otra ciudad, y allí el hijo se apunta a otra escuela. Pero Jason también es humillado, y va a la tumba de Bruce Lee a pedirle ayuda..




Mullets, Tupés, camisetas de tirantes, pantalones marcapaquetes, hombreras, música ochentera, abusones y... un puñado de ostias. Eso es “Retroceder nunca, rendirse jamás”.

¿Que las actuaciones son malas? Ningún actor de la peli optara al Oscar, vaya por Dios. ¿Que al doble del negro se le ve varias veces? Lo veo bien, ya que el hombre hace breakdance y monta en monopatín, por lo menos que salga en pantalla. ¿Que el actor que interpreta a Bruce Lee es el chino de la tienda de debajo de mi casa? Y qué más da, dice que es Bruce Lee y le creemos.
Sé que la película tiene muchos defectos, son evidentes a primera vista. Pero no puedo ser objetivo con ella, recuerdo que cuando era niño me flipaba tanto que cuando terminaba de verla, cogía mis nunchakus de plástico y me bajaba a la calle a darme de palos con mis amigos, y eso hace que le tenga mucho cariño a día de hoy.
Además los amantes del genero le debemos que catapultase a Van Damme al estrellato, y gracias a eso, pudiésemos disfrutar dos años después de la maravillosa “Contacto Sangriento”.

Si de niños alquilabais en el videoclub pelis como Karate kid, cualquiera de Kung fu kids o la primera peli que veíais con un ninja en la portada. Si os gustan las pelis con fotografía y música ochentera aunque tengan sabor a serie B. Os gustara esta película.

El film muestra a un joven Van Damme, realizando todas las gracias que lo hicieron sensacional en su momento (menos mostrar el trasero, que conste) y a un Peter "Shugarfoot" Cunningham (campeón de kickboxing) dando una exhibición de técnicas espectaculares de karate. También muestra unas emocionantes coreografías de pelea. Para sus detractores:
1. Por supuesto que se aprovechan del tirón de "Karate Kid"(en el mismo afiche promocional lo proclamaban).
2. Por supuesto que parodian las películas de Rocky (en el mismo afiche promocional lo proclamaban).
Lo del fantasma de Bruce Lee, es una licencia artística. Algo parecido se hizo después en un filme asiático parecido. Es decir, esta película ya ha sido plagiada. Es cierto que el actor que hace de fantasma no es muy parecido al difunto, pero Jasón Scott Lee tampoco lo fue en su biopic y a nadie pareció molestarle.
La técnica de la patada con giro mortal hacia atrás, no fue algo que Bruce Lee dominara. En la película "Enter the Dragon", usó un doble para esa escena.
El entrenamiento del protagonista recuerda una cinta de Jackie Cha en que fue entrenado por fantasmas. La historia no es digna de un Óscar, pero es muy motivador ver cómo el chico tuvo que sudar y esforzarse para poder superarse, por eso es que la sesión de entrenamiento es tan interesante, en un mundo en que todos quieren ser campeones con productos milagrosos. Cuando uno decide ver una película de artes marciales, no debe esperar argumentos sólidos, excelentes actuaciones, montaje impecable, una dirección maestra y una edición estupenda; pero sí debe exigir buenas escenas de acción. Cuando alguien quiera una película de artes marciales con buen argumento y contenido filosófico, puede ver "Karate Kid", "La Flauta Silenciosa" y "Kung Fu Panda".

Comentarios