DOLOR Y GLORIA | 2019 ‧ Drama ‧ 1h 53m


Salvador Mallo, un director de cine en su ocaso, recuerda su trayectoria vital y profesional desde su infancia en el pueblo valenciano de Paterna en los años 60. Salvador tiene vivos recuerdos de sus primeros amores, su primer deseo, su primer amor adulto en el Madrid de los 80 y su temprano interés por el cine.







Pedro Almodóvar se abre en canal, desnuda su alma y nos regala una maravilla de película que emociona hasta límites insospechados y que cierra una trilogía que (sin quererlo) empezó en 1987 con "La ley del deseo" y continuó en 2004 con "La mala educación". Salvador Mallo es un director que echa la vista atrás en su pasado y se enfrenta a su futuro. "Dolor y Gloria" narra una serie de reencuentros, algunos físicos y otros recordados después de décadas, de un director de cine en su ocaso. Salvador Mallo tiene mucho de Pablo Quintero (Eusebio Poncela en "La ley del deseo") y de Enrique Goded (Fele Martínez en "La mala educación") también incluiría yo aquí aunque en menor medida a Mateo Blanco / Harry Caine (Lluis Homar en "Los abrazos rotos) por aquello de que es director de cine, pero al dotarlo de heterosexaulidad queda excluido, y no deberíamos, hay mucho de Pedro en el.
Y Salvador tendrá de P. Quintero y de E. Goded, pero sobretodo Salvador Mallo tiene mucho de Pedro, el piso del realizador manchego en el madrileño Paseo de Rosales se ha reproducido según me cuentan en un estudio con los mismos muebles y obras de arte hace las veces de vivienda del director. Antonio Banderas luce el corte de pelo y la ropa del realizador. Mi paisano no le imita, Pedro dijo que si lo veía oportuno en algún momento lo imitara, pero no, Antonio dijo que no, aunque en algunos momentos juegue con sus inflexiones de voz. Su composición es deslumbrante. Pedro dice (y se lo oigo a todo el mundo decir) que es la mejor interpretación de Banderas.

Su 21a película será recordada como la más valiente, la más desnuda y la más reveladora de Pedro Almodóvar, una especie de "ocho y medio (8½)" de Fellini, un director de cine que, a una edad madura de repente no sabe para donde va a tirar, el personaje que interpreta Antonio, protagonista absoluto de la historia está sumido en una crisis creativa, como el cineasta bloqueado del 'Ocho y medio' felliniano, "Dolor y gloria" es pura catarsis. Salvador Mallo, su alter ego, va mucho más allá que otros personajes de su filmografía. Según el cineasta, su nueva película no es una historia de mujeres como sus grandes films, al igual que las dos anteriores de esta trilogía esta película está marcada por el protagonismo masculino. "Al contrario que Julieta, Dolor y Gloria será una película con protagonistas masculinos, Antonio Banderas y Asier Etxeandía, donde también recupero a dos actrices que adoro, Penélope Cruz y Julieta Serrano, en personajes secundarios esenciales", afirmó Almodóvar en un comunicado de su productora, El Deseo.
Esta película está plagada de autoreferencias que tanto me encantan, vamos a encontrar a Mina, a Chavela Vargas, a Alaska y Dinarama (bravo Pedro), sus rojos y azules saturados y en contraste. Referencias y símbolos que nos llevan hasta "La mala educación", "Volver" o "Todo sobre mi madre", en "Dolor y gloria" como siempre y tanto me gusta ese colorido pop y se mezcla con momentos rurales y también con la soledad y la enfermedad.

Julieta Serrano y Penélope Cruz interpretan (con permiso de Chus Lampreave) a la madre de todas las madres de la filmografía de Almodóvar, como no puede ser de otra manera, el papel de la madre es Imprescindible y omnipresente, la madre sigue siendo uno de los personajes clave en la filmografía de Almodóvar. Son muchas las actrices que han tenido el privilegio de darles vida. Jacinta, así se llama la madre en la película, como Chus en "La flor de mi secreto", Almodóvar con este papel hace una declaración de amor a su madre, es quizás lo más íntimo que puede haber en la película, ellas están maravillosas, y si, aunque se denomine una película "de hombres" ellas están estupendas, no solo Julieta y Penélope, también Nora Navas grandísima actriz que trabaja por primera vez con el director, Cecilia Roth que vuelve a casa una vez mas, Rosalía que debuta en el cine con un pequeñito papel y la ganadora del Goya a la mejor actriz Susi Sánchez, tremenda actriz que vuelve a repetir con Pedro, de hecho sale en las pelis del manchego ininterrumpidamente desde "La piel que habito" en 2011.

Una película que emociona, te llega y te traspasa.
No puedo dejar de citar la magnífica intervención de Juan Gatti en la película. Además del cartel, y los posters de películas que se ven en ella (maravillosos "Sabor" y "Adicción" que recuerda al "Entre tinieblas" que hizo Zulueta), suyos son los títulos de crédito iniciales, toda una maravilla. Un film de Almodóvar.

Comentarios