LAS DOS CARAS DE JULIA | 1978 ‧ Terror/Suspenso ‧ 1h 40m

LAS DOS CARAS DE JULIA | 1978 ‧ Terror/Suspenso ‧ 1h 40m

LAS DOS CARAS DE JULIA | 1978 ‧ Terror/Suspenso ‧ 1h 40m

Wes Craven se ha caracterizado, sobre todo al principio de su carrera, de filmar unas historias que con mucha falta de recursos al menos eran frescas e innovadoras. Él mismo escribió el guión de su ópera prima "La última casa a la izquierda" que sin ser ninguna maravilla hacía una incursión en la mente de los psicópatas, de una forma cruda que hasta el momento no se había realizado. Luego sus "Las colinas tienen ojos" en la que volvió sorprender con un guión nuevo y estrafalario. Te podría gustar más o menos pero en todas las películas en las que Wes metió la mano en el guión, al menos te aseguraba alguna sorpresa. Y así seguiría hasta los días de hoy si no contamos con "La cosa del pantano " que es una adaptación de un comic y "La nueva pesadilla de Wes Craven" en la que quiso darle la vuelta a una historia ya demasiado quemada, yo no le culpo.









Las dos caras de Julia es una película bastante sencilla. El espectador ya comienza a verla con una sospecha de lo que está sucediendo (sobre todo por los títulos, que dan bastantes pistas, y por el trailer y los carteles, yo no sé la gente porque es así) y durante todo el visionado hay indicios, comentarios y escenas que van confirmando el pensamiento inicial. Sin embargo, hay que reconocer que tiene un giro de guión bastante interesante al final, que hace que la perspectiva del espectador se quede en limitada y no tan acertada como una pudiera esperar. Craven coge la formula del thriller de sobremesa (pauso aquí para decir que no tengo ni idea de si esta película es original, hablaré de ello más adelante) y va un poco más allá, tomando una decisión con muchos riesgos. A fin de cuentas, esa última revelación puede parecer una mamarrachada, sobre todo por las formas. A mí en lo personal me ganó, gracias a una exposición muy coherente a lo largo de la película.

Con respecto de la originalidad: entiendo que la trama que Las dos caras de Julia plantea no es especialmente novedosa, sobre todo a estas alturas en las que hemos visto mil películas cuyas historias versan sobre identidades confusas y misteriosas. No podemos olvidar que es una película del 78. Tal vez en aquellos momentos el filme supuso un giro interesante a los argumentos habituales, no lo sé. Lo cierto es que se notan muchas diferencias formales con respecto a aquello que se ve ahora, sobre todo al nivel más superficial; la película tiene muchísima más personalidad que todos los thrillers que yo he visto que me resultan semejantes. No deja de ser evidente la luz que emana de la película, que no acude a la oscuridad para resultar tenebrosa ni lo necesita: es angustiosa de por sí. También es curiosa la sexualidad un poco sumergida que se ve durante todo el metraje. Julia es un personaje con una erótica muy marcada sin necesidad de mostrar nada en pantalla.

Pero quizá lo más simpático de la película sea el personaje de Rachel, a quien da vida Linda Blair (o sea: la niña de El exorcista) de una forma más que correcta. Más allá de su actuación, la investigación y el cambio que se da en la protagonista es muy entretenido, casi divertido de una forma cruel, de ver. Está muy confusa y también en esto se separa de todas esas protagonistas guapísimas, pasmadas, planas y aburridas que salen en los telefilmes de ahora (estoy pensando en uno concretamente de un chico que salva a una chavalita de un tiburón y es que era terrorífica). La película hace gala de un par de secuencias tal vez demasiado estruendosas e histriónicas que resultan encantadoras una vez conocemos el verdadero meollo de la cuestión. Es como si el final alterase nuestra percepción de la totalidad de la película, cambiando aquello que podía resultar exagerado por la cadencia lógica. No hay nada fuera de tono hasta el último acto, pero cuando este llega, la película cambia de tornas. No sé si me explico correctamente.

¿Merece la pena ver Las dos caras de Julia? Yo la he disfrutado muchísimo, me lo he pasado bien y he pasado un poco de nervios. Ahora bien, habéis de estar preparados para un final que rompa vuestro horizonte de expectativas de una forma muy desconcertante. Puestos a ver un thriller, esta es una buena opción.

Comentarios