HITMAN | 1991 ‧ Acción/Cine de artes marciales ‧ 1h 35m



Hitman (título original: The Hitman) es una película de acción con Chuck Norris como protagonista principal. Fue dirigida por Aaron Norris y escrita por Don Carmody, Robert Geoffrion y Galen Thompson. Pertenece a la última etapa del actor en plena forma, pero, es ideal para completar nuestro especial Chuck Norris.








La última película buena que hizo Chuck Norris. Luego haría pelis nada serias como "Juntos para vencer" (1992) o "Top dog, el perro sargento" (1995).

La cinta no tiene desperdicio alguno con sus escenas de acción y sus frases míticas como la conversación que tiene cuando va a darles una lección a los de la mafia árabe, o cuando mata a su excompañero: Garret: Justo a tiempo; Inspector: ¿Cómo que "justo a tiempo"? (bronca interrumpida por la explosión en la que muere el excompañero) ¡Maldita sea Groguen! Lo queríamos vivo; Garret: Que vida tan perra.

El film toca el sonado tema de la corrupción policiaca. El film goza de mucha acción, al mejor estilo de Chuck Norris, patadas a diestra y siniestra. Mucha acción y excelentes coreografías de artes marciales, más de lo mismo, pero paro los amantes del género un verdadero festín. La película generó por la venta de taquillas la cantidad de $5 millones en EEUU solamente.
La película tiene algo muy particular, es dirigido por el hermano menor de Chuck Norris,
Aaron Norris, Aaron ya había dirigido a Chuck en “Braddock: Missing in Action III” (1988) y “Delta Force 2: The Colombian Connection” (1990), luego lo hizo con “Hellbound” (1990), “Top Dog” (1995), “Forest Warrior” (1996) y finalmente en cinco ocasiones en la serie de televisión “Walker, Texas Ranger” (1996-2005).

Dentro de la filmografía de su protagonista tal vez sea de las mejores. Yo la vi en su momento y aunque desde el principio reconoces que es mala tiene su encanto ver a Chuck pistolón en mano cargándose a todo dios sin miramientos. Interpreta a un policía al que su corrupto compañero se la juega disparándole a traición y le abandona dándole por muerto. Sin embargo, Chuck se recupera, faltaría más, y se convierte en un agente infiltrado en organizaciones mafiosas para acabar con ellas. Norris cambia de peinado, se deja greñas, se hace con una escopeta recortada plateada y se lanza en busca de los malos. Se mete con la mafia italiana, con la francesa, con los árabes y por supuesto se reencuentra con su compañero para ajustar cuentas.

Disparos a bocajarro, peleas, frases lapidarias y explosiones todo en un cóctel de acción dirigido por el hermano de Chuck para una película mala pero con encanto para los seguidores del barbudo. Le doy un cinco porque a ver quién es el valiente que la suspende estando Chuck de por medio con su temida patada giratoria.


Comentarios