EL HÉROE Y EL TERROR | 1988 ‧ Acción/Suspenso ‧ 1h 41m



La marcha del film es su mayor atractivo. Contra natura, Chuck Norris no se prodiga en peleas. Interpreta a un policía con una novia que ha dejado embarazada. Puede decirse que la mitad de la película se basa en fragmentos de dicha relación. La otra mitad cuenta que un tal Simon, un psicópata peligrosísimo y gigantesco que en su día atrapó Chuck, ha escapado de la cárcel y ha vuelto a las andadas, a romper cuellos a todo quisqui.









Basada en la novela de Michael Blodgett del mismo título y cuyo guión fue también escrito por dicho novelista, la película es un oscuro thriller de lo mejorcito que hemos visto en la filmografía de Chuck Norris, aderezado esta vez con algo de humor , que realmente es de agradecer en una película tan oscura.

Si queréis poneros en forma no tenéis más que ver las escenas en el gimnasio de Chuck junto al malogrado Steve James y os van a entrar ganas de levantar cien kilos en press de banca y si queréis poneros a correr, el malogrado Steve James os puede enseñar a poneros en forma…dentro de un teatro y a pecho casi descubierto. Si es que ya no se hacen películas así leches, que no se toman en serio y que encima te permiten disfrutar de un buen rato delante de la pantalla y si encima tenemos a un villano como Jack O´Halloran, pues tenemos el menú completo.

Para quien no lo reconozca tras esa capa de maquillaje blanco, que parece un zombie, resulta que nuestro villano es Non, sí, uno de los villanos de otra mítica película ochentera como es “Superman II” y además el diálogo es prácticamente idéntico al de dicha película, correcto, no dice ni mú, ni falta le hace, porque con su pose simiesca, sus andares que parece que está a medio camino entre el hombre de Cromagnon y el gorila King-Kong y su cara de sádico, da el prefil para encarnar al psicópata asesino de la película y que sin desmerecer a Chuck, para mí es el protagonista de la película.

Las escenas en las que comete los asesinatos sin razón alguna y la pelea final con Chuck Norris, hacen de él un oponente que con su inmensidad, roba planos a nuestro “Héroe”. Su muerte es muy digna, casi decir la única muerte capaz de acabar con él, una caída espectacular contra el aforo del teatro desde una gran altura y muy bien rodada por William Tannen que ya tenía experiencia en este tipo de cine de asesinatos gracias a haber sido el realizador de “Flashpoint” (1987).

Como curiosidad cabe decir que fue la última película producida por Menahem Golam para Chuck Norris y también para Steve James aunque éste aún haría con Cannon American Ninja III.
Y un último apunte, hay una escena en el puerto en el que Chuck Norris está cocinando unos huevos en un puesto ambulante y es presentado a unos clientes como Carlos…su verdadero nombre.
Buena película, de lo mejorcito de Norris, es una de las que son imprescindibles en su filmografía y si no la queréis ver por él, al menos hacerlo por disfrutar de Jack O´Halloran y del carisma del malogrado Steve James.

Comentarios