CHARADA | 1963 ‧ Suspenso/Misterio ‧ 1h 55m

CHARADA | 1963 ‧ Suspenso/Misterio ‧ 1h 55m

CHARADA | 1963 ‧ Suspenso/Misterio ‧ 1h 55m

La película, estrenada en 1963, se ha convertido en un clásico del cine gracias a la química entre sus protagonistas y su combinación de romance, humor, misterio y moda. Ahora llega gratis y HD remasterizada a Cinematte Flix.








La cinta fue la gran apuesta de los estudios Universal para la Navidad de 1963. Estrenada el 5 de diciembre en Estados Unidos, reunía todos los ingredientes para convertirse en un fenómeno que llenase la butacas de los cines gracias a su combinación de humor, romance, suspense ligero, localizaciones (está rodada en París), estética cuidada y atractivos protagonistas. Tuvo buena acogida tanto por el público como por la crítica especializada que, si bien no se deshizo en elogios tampoco la convirtió en una diana contra la que lanzar sus dardos envenenados. Sin embargo, su reconocimiento vino con el transcurrir de los años: en su momento solo obtuvo una nominación a los premios Óscar y fue a la categoría de Mejor Canción Original por ‘Charada’, de Henry Mancini. No ganó.

Pero más allá de la realización o el guión (firmado por Peter Stone y Marc Behm), hubo dos relaciones que fueron esenciales para que ‘Charada’ llegase a convertirse en el clásico que es hoy en día. La primera es, por supuesto, la de los protagonistas Audrey Hepburn y Cary Grant, quienes se complementan perfectamente en la gran pantalla pese a sus diferencias. Precisamente una de las más evidentes -la de la edad- echó para atrás en un primer momento al actor, quien temía ser visto como “un viejo verde” al lado de Hepburn. En aquel momento él tenía 59 años y aunque su aspecto era más que aceptable, las décadas que les separaban saltaban a la vista en la gran pantalla, especialmente teniendo en cuenta el aspecto juvenil que siempre caracterizó a la actriz, incluso después de que ésta hubiese alcanzado la madurez. Pese a todo, Grant acabó aceptando el papel y el resultado difícilmente pudo ser mejor. Ambos se convirtieron en amigos en aquel rodaje e incluso Grant llegaría a decir: “Todo lo que pido por Navidad es otra película junto a Audrey Hepburn”.

La segunda, pero no menos importante, es la que la actriz mantuvo con el diseñador Hubert Givenchy durante gran parte de su carrera. Ambos se conocieron en 1954, durante el rodaje de la película ‘Sabrina’ y volverían a coincidir en diez más, entre las que se incluye ‘Charada’. Solo superado por el de ‘Desayuno con diamantes’ (en el que también participó el diseñador), el vestuario de su personaje Reggie Lampert convirtió a la actriz en un icono de estilo que traspasó modas y épocas. Sus vestidos rectos y monocolor conjuntados con los abrigos de líneas minimalistas en tonos llamativos y los sombreros perfectamente diseñados para cubrir el moño alto que luce en toda la cinta fueron tan importantes para el éxito de la película como la música, los escenarios o la propia historia.

La imagen de Hepburn entrando en el despacho del supuesto embajador americano en París (interpretado por Walter Matthau) con su abrigo rojo y su sombrero con estampado de leopardo o la del conjunto de dos piezas adornado con lentejuelas de la escena del baile de las naranjas están grabadas en la mente de todos los espectadores y seguro no habrían sido lo mismo si la actriz hubiese estado vestida por otro. Precisamente este último vestido fue subastado por la casa Christie’s en el año 2006 y alcanzó un precio de venta de 303,514 dólares. La actriz fue la musa principal del diseñador -quien hasta le creó un perfume personalizado llamado ‘L’Interdit’- y no es difícil apreciar cómo la relación de amistad entre ambos se plasma en cada look de la actriz en la película.

Comentarios