Como salvar el taxi tradicional por Marco A. Giménez



Como ya todos sabemos, el pasado viernes 1 de junio de 2018 el servicio Cabify entró en la ciudad de Alicante con una flota inicial de 50 vehículos que irá en aumento a lo largo del año hasta un número final aún no concretado. Esta entrada inicial de vehículos vendría a suponer de base un descenso del 10% en los ingresos de nuestro sector. Este descenso, por supuesto, irá en aumento y progresión conforme Cabify introduzca nuevos vehículos en este año 2018. Esto, sin lugar a dudas, es un punto y aparte en la historia del taxi de la capital alicantina y, sin duda también, el mayor reto al que nos enfrentamos en los próximos años.

Una unidad real

Hasta ahora, el mayor problema de competencia que había tenido el taxi había sido a nivel interno. Luchas, egos, filias y fobias entre socios, luchas entre paradas, entre asociaciones o entre localidades y áreas de prestación. Ahora, esos debates o luchas quedan como un detalle menor ya que aún con distintas formas de pensar o de actuar, el grueso total económico siempre iba a parar a las familias que viven bajo el amparo y la profesión del taxi, es decir, a nuestras propias familias.

Como decimos, los fantasmas o "enemigos" anteriores ya no somos nosotros mismos sino grandes corporaciones que llegan para eso, para quitar o mermar nuestra subsistencia económica. Así que, por primera vez, en nuestra historia estamos obligados a hacer un esfuerzo para mirar en conjunto y a largo plazo.

Cabify y su plan

Como sabemos, Cabify es una gran corporación con operación a nivel nacional e internacional y, como toda empresa de este calibre, llega con un plan perfectamente diseñado y diseñado para quedarse si no lo evitamos nosotros.

O % de clientes, a pérdidas y conseguir el mayor número de usuarios posibles.


Cabify entra en Alicante con el 0 % del mercado en su cartera, pero su objetivo es claro: conseguir el mayor número de clientes posible. Para ello tiene la gran desventaja de partir de cero, pero cuenta con otra serie de factores que los hace totalmente competitivos.

Para empezar, ellos parten con una dirección clara y con una gestión clara de toma de decisiones. No están atados a votaciones complejas y lentas, y toman decisiones rápidas conforme avanza el mercado.
Por supuesto, ellos son dueños de la gestión de precios y horarios de su servicio, lo que les permite reducir tarifas a su antojo y más cuando saben que entran en la ciudad de Alicante a pérdidas económicas durante los primeros años. Es decir, el objetivo de Cabify no es ganar dinero durante el primer día sino conseguir un servicio sostenible que les permita tener beneficios a largo plazo.

Como también es sabido, ellos se caracterizan por dar su servicio "premium" al cliente, y para ello cuentan con una flota de vehículos de alta gama, unos chóferes formalmente vestidos y pequeños servicios que van desde ofrecimiento de agua al cliente, elección de música, de tipo de servicio o de cualquier otro deseo del cliente que ellos vean pertinente.
Además, ellos cuentan con una aplicación móvil de ámbito nacional de cobro por anticipado y precio cerrado, y una operación estandarizada en todo el territorio lo que hace que un usuario de Barcelona, Madrid o Valencia pueda usar un Cabify en Alicante de la misma forma que lo hace en cualquier otra ciudad.

Finalmente, ellos parten con una gran inversión de publicidad en medios y redes sociales lo que les da un estatus de servicio moderno y acorde a la nueva era. Es decir, poseen una imagen de marca muy superior a la del taxi tradicional.


El taxi, nosotros y nuestro plan

Ahora es el momento de fortalecer el servicio para seguir siendo el transporte público número 1 de nuestra ciudad.


100% de clientes, pérdida de comodidad y no perder ningún usuario.

A diferencia de Cabify, nosotros partimos con la ventaja de tener el 100 % del usuario de nuestro ciudad. Nuestro objetivo debe ser claro: perder el menor número posible de clientes.
Para ello hay que empezar a tener claro que debemos tener concesiones antes impensables y que el cliente es nuestra prioridad absoluta.
Así pues, hay que tener claro que el cliente es quien nos mantiene económicamente y nos paga por nuestro servicio y este debe ser el más eficiente posible para él. Por lo tanto, no hace falta decir que el trato hacia nuestro cliente debe ser ejemplar, eso se da ya por sabido. Lo que sí que hay que tener claro es cómo mejorar nuestro servicio de cara a estos, nuestros usuarios.
Para ellos creemos que hay formar un plan formado de 5 puntos claves que pasamos a detallar:


1) Precios y tiempo

Precio y tiempo van unidos de la mano en nuestra sociedad actual. Así, nosotros no podemos alterar el precio de las tarifas urbanas puesto que éstas están regidas por conselleria, pero sí podemos economizar el precio de un recorrido haciendo más eficiente el servicio de recogida. Cabify parte con la desventaja inicial de ser un número menor y tener que salir desde su base (aunque sabemos que esta norma no van a cumplirla) lo que les ralentiza la llegada al punto de recogida, pero nosotros tenemos la ventaja de poder disponer de taxis en paradas y en continuo movimiento lo que nos da una ventaja fundamental si sabemos aprovecharla.
De este modo, debemos adaptarnos a las nuevos tiempos y priorizar siempre el taxi que esté más cerca del destino ya sea uno que esté en parada o uno que circule. Esto hará que el cliente gane tiempo con nosotros en vez de con Cabify y el coste de su servicio sea menor. Esto debería aplicarse, al menos, en ciertas zonas o áreas de la ciudad.

Otra opción disponible es la de poder ajustar y fijar precios en servicios interurbanos lo que no debemos tampoco desaprovechar.


2) Paradas y circulación de flota

La otra gran ventaja que tenemos sobre Cabify es la posibilidad de tener paradas en la ciudad y poder recoger clientes mientras circulamos.
Esto hace que las paradas deben ser un punto de referencia en la ciudad. Un punto que nos haga visibles, nos dé relevancia y nos identifique como un icono más de la ciudad de Alicante. Para ello la implantación de marquesinas en paradas claves es totalmente necesaria y urgente y en lo que estamos.
El otro factor clave a nuestro favor es el poder recoger un cliente sobre la marcha como ocurre en todas las grandes ciudades. Con lo cual debemos empezar a cambiar algunos hábitos de trabajo para que esta ventaja sea más eficiente.


4) Siempre un taxi a tu servicio

Este hecho es fundamental. Cliente al que no podamos dar servicio es un cliente potencial para ser captado por Cabify así que debemos tener claro que al menos durante un periodo de tiempo inicial (estas hogueras y veranos son claves) tenemos que cambiar nuestra idea de descansos. Así es prioritario tomar una decisión urgente que permita tener más taxis en la calle y de este modo Cabify no pueda aprovechar nuestros vacíos de servicio y pérdidas de clientes.
De este modo permitir que haya más taxis en la calle diariamente o en días y horas concretas o abrir emisora a asalariados de forma continua o en horas de máxima demanda son una opción que no podemos evitar aceptar durante un periodo de tiempo si no queremos que Cabify nos coma la tostada.


3) Imagen corporativa

Solo una cosa ha podido salvar a los taxis de Nueva York y a los cabs londinenses de la ofensiva de Uber y eso ha sido su fuerte imagen corporativa. Esto no quiere decir que debemos pintar nuestro taxis de negro y amarillo pero sí tener en cuenta que a partir de ahora la imagen es otro factor que debemos tener presente. Así, sería prioritario intentar dar uniformidad a nuestros vehículos ya sea tanto de forma exterior como interior y, por supuesto, a nosotros mismos. Como ya hemos comentado, debemos tener la mente abierta a la hora de hacer concesiones antes impensables y esta es una de ellas.
Por supuesto, el trato al cliente es fundamental y también es parte primordial de la imagen corporativa.


4) Permitir la adaptación

Todo lo dicho hasta ahora son palabras escritas en un papel y de nada valen si no pueden llevarse a cabo.

Insistimos, Cabify tiene un plan y lo está llevando a cabo y si nosotros no tenemos nuestro plan, ellos serán quienes decidan el futuro de nuestras familias y el nuestro.
Por lo tanto, este próximo día 14 de junio tenemos ante nosotros no una reunión sino la reunión más importante de nuestra historia y la que debe dictar si vamos a ser capaces de poder adaptarnos a las nuevos tiempos.
Como ya hemos visto, nadie va a defender nuestros intereses solo nosotros podemos hacerlo, pero para eso hay que estar a la altura y la altura nos dice de nuevo que es el momento de nuestra historia en el que debemos pensar de forma unida, en el que debemos dejar los egos y los odios atrás y permitir a quien toque que pueda maniobrar porque si nos quedamos esperando un minuto más, nuestro tiempo se acaba.
Por lo tanto, es momento de agilizar las decisiones y mirar a futuro, olvidarse del presente, saber que no va a ser fácil pero tener claro que unidos y ágiles, tenemos muchas más opciones de éxito que cualquier otra empresa que quiera competir con el taxi tradicional.

Resumiendo. Hay 5 puntos claves que debemos mejorar desde ya:

-Paradas y circulación
-Eficiencia de recogida
-Tener siempre taxis disponibles
-Fuerte imangen corporativa
-Ser rápidos en la toma de decisiones

Con estos 5 puntos bien orquestados y partiendo desde el 100% de los clientes, nuestro servicio de taxi debe seguir siendo el elegido por todos los usuarios de nuestra área de prestación conjunta.

Comentarios