Me gusta de | Masterchef | Adiós a la comida basura



Sin duda Masterchef ha sido un paso adelante en nuestras vidas. Para un país que se vanagloria de tener entre sus filas a genios como Cervantes, Lope, Goya, Picasso, Buñuel, Gabilondo, Jordi Évole o Ferrán Adriá, el comer hamburguesa podrida todos los días y en todos los horarios, no le hacía justicia.


Por eso la llegada de este Masterchef ha demostrado que los españoles siguen teniendo buen paladar, y que los escrementos no los comen por gusto, sino por ser el único plato que tienen para llevarse a la boca.
A estas alturas del artículo los más avispados sabrán a que nos estamos refiriendo, los que no lo sepan deben ser consumidores de esos Big Mac de los que hablamos.


Esta claro que el programa sobre cocina de televisión española, no es el plato más eleborado del mundo, no estamos ante la alta cuisine más cotizada, pero al menos posee ciertos elementos y condimentos que le otorgan el honor de ser un plato consumible para toda la familia, con aromas que puedan despertar algunas inquietudes en los que lo consuman.

Por desgracia es posible que esto sea flor de un día, y cuando termine el verano o la moda del refinamiento, volvamos a seguir comiendo la misma mierda que canales como Telecinco siguen empeñados en hacernos tragar, los GH, HMYV, Corinas y demás basuras televisivas, seguirán acompañando la política del todo vale.
Pero a este ese día, Masterchef ha destrozado en audiencias a una mismísima final del programa "experimento social", es decir a la verbena de zafios y tontos que conforman o forman, el espacio Gran Hermano. ¡Zasca!

Comentarios