El silencio absuluto: la cámara ANECOICA



Una cámara anecoica o anecoide es una sala especialmente diseñada para absorber el sonido que incide sobre las paredes, el suelo y el techo de la misma cámara, anulando los efectos de eco y reverberación del sonido y se mide en decibelios


Siendo sincero, he de dedir que no conocía la existencia de este tipo de instalaciones, bien, y la verdad es que tampoco hubiese indagado en el tema pero al escuchar los testimonios de las personas que han estado ahí metidas, un escalofrío me ha recorrido el cuerpo. ¿qué por qué? pues según cuentan nadie ha podido estar más de 45 min. encerrado en una de ellas debido a las sensaciones tan poco naturales que allí se experimentan.
Es el silencio absoluto, el silencio en el estado más puro y total y al mismo tiempo anti natural ya que nuestro organismo no está preparado para el. 
Las personas que han tenido la oportunidad de estar en ese tipo de compartimentos dan testimonio que aún siendo una cámara diseñada para el silencio total, escuchaban dos sonidos, lógicamente provenían de su propio organismo; el latido del corazón que retumbaba por las paredes y uno más bajo, la circulación de la sangre. 
Y es que, aunque pensemos que estamos en silencio, éste nunca llega a producirse totalmente de una manera natural, el ser humano está geneticamente diseñado para escuchar y percibir sonidos aunque sean en condiciones extremas como el las cámaras anecoicas donde incluso somos capaces es oir el sonido de nuestra sangre al circular por la venas.

Cámara Anecoica

Lástima que la mayoría de mortales no podamos intentar superar la citada barrera de los 45 min. en una de éstas cámaras, ya que el uso que se le da es puramente profesional en sectores como la aeronaútica o las telecomunicaciones.

Comentarios