Crítica: SHAME, de Steve McQueen


Michael Fassbender es Brandon, un adicto al sexo...

A continuación, nuestra crítica...









Steve McQueen nos deleita con su segunda película tras Hunger, volviendo a repetir con el mismo actor, esta vez, retratando una sociedad desdibujada en la que impera un negocio y una adicción silenciosa: el sexo.

HAZ CLICK EN LA IMAGEN PARA LEER LA CRÍTICA

Comentarios