ASESINOS DE ÉLITE | 2011 ‧ Acción/Suspenso ‧ 2 horas




Trío de estrellas convertidos en mercenarios. A continuación la película gratis completa aquí y la crítica después.





MÁS PELÍCULAS DISPONIBLES EN LA SECCIÓN CINE DE ACCIÓN: AQUÍ







ASESINOS DE ÉLITE
Errático atentado...


Danny es uno de los más hábiles asesinos. Un mal día decide retirarse, sin embargo, cuando uno de sus amigos y viejo compañero de armas, Hunter, es hecho prisionero, tendrá que regresar de su autoimpuesto exilio para liberarlo. A cambio, tendrá que aniquilar a una serie de sujetos de las fuerzas especiales británicas, la S.A.S., lo que desencadenará toda una serie de acontecimientos donde se jugará la vida y la de sus personas más queridas.

Decepcionante. Discreta. Demasiado extensa. Así es como podría denominar este trabajo con un reparto de estrellas de renombre como Robert de Niro, Jason Statham y Clive Owen. El problema no es la realización, y de hecho me pareció bastante sólida, de un desconocido Gary Mckendry que, dicho sea de paso, prácticamente se estrena con este largometraje en el mundillo cinematográfico. El fallo del conjunto radica en la estructura del guión, que no es mala, por supuesto, de hecho es bastante clara, el problema es el libreto escrito por el mismo director y Matt Sherring; basado en la novela The feather men, de Ranulph Fiennes que se asienta sobre el tan consabido recurso facilón del ‘’basado en hechos reales’’, con unos personajes endebles, faltos de personalidad, donde el conflicto interno y el objetivo de nuestro protagonista (siempre desde la perspectiva de Statham) roza lo ñoño, sin un sembrado anterior que refuerce esa idea, esa meta, y si la hay, es un bluf como una catedral. La fuerza del detonante, lo que lleva a nuestro héroe alejarse de su trabajo, es mediocre y carece del impacto necesario. El primer giro de guión es otro tanto más, metido con calzador. Y el desarrollo, podría ir a peor si no fuera por su más que competente director, el cual parece optar por cierto realismo en las escenas de más acción, antes que fliparse con piruetas y movimientos de cámara imposibles, lo que recuerda en ciertos momentos a Heat (1995) de Michael Mann, Ronin (1998) de John Frankheimer (curioso, en ambas salía De Niro), o en menor medida, la saga Bourne.

El montaje de John Gilbert es otro de los hechos que salvan este film de la quema y del absoluto aburrimiento, donde destaca cierto dinamismo a pesar del tedio, y teniendo una ardua tarea en lo que se refiere a las persecuciones y peleas, logrando tensión en según qué momentos. Sin embargo, el grueso del relato se basa en una sucesión de escenas en las que veremos como los protas van acabando con cada uno de los objetivos, lo que llega a producir en el espectador una sensación de que la trama no avanza y se estanca irremediablemente, donde miraremos nuestro reloj más de una y dos veces. Dejando a un lado el pobre guión y la correcta realización, otro de los problemas que tiene la cinta son las actuaciones, Jason Statham se siente como pez en el agua en este tipo de producciones, sin embargo, cuando se trata de pasajes con un componente dramático peca de falta de soltura, por eso no es de extrañar que se le encasille como estrella de acción. Clive Owen como eterno y obsesivo antagonista hace lo que puede, incluso aterra, pero parece perderse en una producción donde, como ya he dicho, su principal fallo es el desdibujamiento o falta de construcción de personajes, dejándolos en meros estereotipos clásicos de este género más que prolífico. Y Robert De Niro cada día se aleja más del actor que fue, de aquel icono cinematográfico (y sociocultural) del último tercio del siglo pasado, una vieja gloria de Hollywood que ahora parece aceptar cualquier papel con tal de sacar tajada al asunto, y aquí, se reduce a una mera caricatura, dándome bastante pena…


En resumidas cuentas, regular estreno del director Gary Mc Kendry, con batacazo incluido en la taquilla norteamericana, donde solo ha recaudado 25 millones de los 70 que costó la película. Recomendable para ver un domingo por la tarde si uno quiere acción. Poco más. Olvidable. Muy olvidable.


Comentarios