[Opinión] Android, ¿será víctima de su propio éxito?

"Android es imparable", así proclamaba hace unas pocas semanas uno de los máximos responsables de Google, mientras defendía a su sistema operativo de los ataques y demandas constantes por parte de Apple, Oracle y Microsoft, a la vez iban llenando el mundo de millones de androides por cada día que pasa.

Y sí, sin ninguna duda que Android es imparable, como viene demostrando durante los últimos 3 años, en los cuales no ha dado ni un solo respiro a la competencia, llegando incluso a acabar con algunas de ellas, (¿alguien se acuerda de Windows Mobile, Symbian o WebOS entre otros?) o restándole mucha popularidad -y ventas- a la casi intocable Apple y sus iPhone, sin olvidarnos de unos de los momentos clave de la historia reciente en cuanto a tecnología, el poner a Nokia contra las cuerdas. Y mientras esto sucedía, Google sacaba cifras de 500 mil activaciones diarias de androides en el mundo. La verdad, es para echarse a temblar.

Pero no sólo Google con su Android subió como la espuma. A este fenómeno se unieron de forma directa, junto a más compañías, dos fabricantes que durante las últimas fechas han puesto un punto de inflexión a lo establecido por Apple y sus productos iOS, abriendo el mercado y revitalizándolo de sobre manera. Nos estamos refiriendo a HTC y Samsung, dos fabricantes actuales abanderados de Android, y los cuales cuentan con varios de los mejores terminales jamás fabricados y que están haciendo las delicias de los usuarios, sin olvidarnos de LG, quien comienza a tomar una fuerte posición en el mercado con sus últimos productos bajo Android.


Y si a todo lo expuesto hasta ahora, añadimos la fortaleza e infraestructura que Google está estableciendo en un ecosistema, en el cual cada día que pasa parece dominar más a su antojo, mientras prepara la llegada de la última versión de su sistema operativo Android, el conocido como Ice Cream Sandwich, junto a su nuevo e  impresionante terminal, el Nexus Prime, fabricado por Samsung, y el cual presenta unas especificaciones técnicas absolutas y que hacen tambalearse a toda la competencia, todo hace presagiar que lo visto hasta hoy parece que no será nada con lo que nos espera en cuanto a expansión y popularidad de Android en el mercado.

Pero mientras todo éxito acontece, varios movimientos en el entorno nos hace ponernos durante unos instante bajo otra perspectiva y mirar el mercado y situación actual -y futura- bajo otro prisma. Y es que, como todos sabemos, el mercado es el que hay, y para que alguien suba, otro tiene que bajar. Para que alguien gane, otro tiene que perder. Así que, la que hace años era una simpática compañía que a todo profesional del sector agradaba, hoy en día Google se ha llenado de enemigos mientras ha ido expandiendo su poderío por cualquier rama tecnológica. Y muchos de ellos no son enemigos cualquiera, si no empresas muy poderosas y con máxima influencia tanto social, jurídica y profesional.



En los últimos tiempos hemos sido testigos a cómo Apple y Microsoft se unían hombro con hombro para llevar entre ambos un frente común. Esto, queridos amigos, era algo utópico, casi imposible de imaginar para cualquiera de nosotros hace muy pocos meses. En cambio es una realidad, y estos enemigos históricos se han aliado para hacer frente a Google y Android. Fruto de esta estrecha colaboración han logrado detener en varios paises europeos algunos productos Android, en concreto productos Samsung. Tampoco se escapa HTC con sus productos Android en EE.UU. quien está siendo víctima de los ataques empresariales y judiciales de estas dos empresas líderes.

Por supuesto no son las únicas, ya que otras grandes, como Oracle (propietaria de la tecnología Java) día sí y día también, bajo coalición no oficial de Apple y Microsoft, está empeñada y poniendo muchos esfuerzos en detener y apartar en la medida de lo posible a Android del mercado mudial. Sin duda que todo esto no son buenas noticias para Android, en absoluto. Y aunque Google es poderosa, muy poderosa, la competencia, y más si está unida, también lo es. 


Como decíamos al inicio, Android creció mucho, y junto a él, lo han hecho HTC y Samsung, quienes en estos últimos tiempos se han posicionado con mucha fortaleza en el mercado, con identidad y personalidad propia. Ambas compañías "se han hecho adultas" y han visto de qué son capaces y la identidad que han tomado en el mercado. 

Durante las últimas semanas inquietantes rumores por parte de Samsung y HTC planean sobre la comunidad de usuarios. Estos rumores (en el caso de HTC no es rumor, si no confirmación oficial) dejan entrever la posibilidad que ambas compañías apostasen en un futuro cercano por un sistema operativo propio, alejado de Android. Sí, en el caso de Samsung no son más que rumores sin confirmar, pero el fichaje por la koreana del máximo talento del grupo de programación libre de la comunidad Android, del Cyanogen Team ha desatado más de una especulación sobre que Samsung estaría trabajando de forma muy seria en un sistema operativo propio, capaz de rivalizar directamente con iOS, Windows Phone 7 y Android.

En el caso de HTC el asunto es más o menos parecido, aunque sí es oficial, y es que en las últimas horas, una de sus máximas responsables manifestó oficialmente el interés de la compañía taiwanesa en comprar los derechos del sistema operativo webOS y hacerlo suyo propio. ¿Con qué objetivo? Pues claramente con el objetivo de dotar sus terminales HTC con un sistema operativo propio y personal.


Y aunque este tipo de movimientos no es nada nuevo, ya que por ejemplo Samsung actualmente cuenta con un sistema operativo propio, Bada, y para el cual trabaja constantemente, y tanto la propia Samsung como HTC no sólo han ido apoyando a Android en exclusiva, si no también lo han ido haciendo a otros sistemas operativos (Windows Phone 7, sin ir más lejos) estos últimos movimientos, tanto por parte de Samsung como por parte de HTC parecen no ser unos "movimientos cualquiera", si no movimientos imporantes.

Y estos "movimientos importantes" por parte de HTC y Samsung se producen justo después de lo que puede ser el causante directo del futuro próximo de Android, y no es otra cosa que la compra de Motorola Mobility por parte de Google. Esto último, y aunque Google se ha apresurado en tranquilizar al sector, ha dejado un sabor algo extraño en compañías como HTC y Samsung, y aunque nunca ha habido una respuesta oficial por parte de ambas compañías asiáticas, parece ser que no ha sentado del todo bien esta compra por parte de Google, ya que esto podría deparar en el futuro una prioridad en Google hacia los terminales Motorola, dejando en un hipotético segundo plano al resto de fabricantes, como HTC, LG, Samsung o Sony-Ericsson.

Así pues, en Google deben ser muy conscientes de todo esto que acontece y se especula. Google sabe que tiene el mercado muy controlado, y las expectativas actuales y futuras son inmejorables. Cuenta con los mejores aliados a su lado, con un sistema operativo cada vez mejor e incontestable, con la mayor gama y variedad de dispositivos móviles a disposición del usuario, y con una popularidad y marketing excepcionales  e imparables. Pero a su vez también sabe que, tras el telón y donde no vemos, se están produciendo muchos movimientos y situaciones que debería tener bajo el controla más absoluto, pues el simple movimiento de una de esas fichas, podría desencadenar que la partida se acabase.

Comentarios

  1. No es de extrañar que samsung y HTC hagan eso, yo sigo pensando que google si le va a dar prioridad a motorola ahora, pero bueno eso habra de verse proximamente.
    Por cierto Shinji, con respecto a la ultima version de android (ice cream sandwich), sabes si este S.O. sera compatible con los telefonos que ya estan en el mercado (doble nucle, 1.2 GHZ)?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los comentarios en este blog están moderados. Si no abusas del SPAM se publicarán.