Bonus Track: Song Sung Blue

Hablar de Neil Diamond es simplemente hablar de un talentoso. Un hombre que lleva la música en la piel y que todo lo que toca lo hace canción.
Por ello, muchos críticos lo han considerado dentro de esa clase de artistas completos, ya que podía navegar por cualquier estilo musical y hacerlo de manera perfecta. Además sus canciones han ayudado a relanzar las carreras de muchos artistas y sus discos en vivo son verdaderos tesoros sonoros, llenos de fantásticos arreglos orquestales y letras reflexivas sobre la vida y el mundo en que vivimos.
Una de esas canciones inmortales que salieron de su pluma es la fantástica "Song Sung Blue", la cuál pasaremos a contar su increíble historia en esta nueva entrada de "Bonus Track"...


Era el año 1972 y la carrera musical de Diamond por fin había tomado vuelo gracias al rotundo éxito de "New Orleans" y la aclamada "Sweet Caroline". Es que luego de probar varios singles y de cederle canciones a varios artistas que ganaron fama gracias a él, ya era hora que el cantautor saque a relucir su talento en todos los escenarios del mundo.
Con la llegada de la tan ansiada fama, Diamond se dedicó a escribir y escribir canciones como loco. Buscaba ideas de cualquier lugar y así fue como una tarde mientras escuchaba el famosisimo "Concierto para piano N°. 21" de Wolfgang Amadeus Mozart se le ocurrió una genial la idea para "tejer" una canción.
El resultado fue "Song Sung Blue", con acordes muy parecidos a la melodía de Mozart y que al parecer, Diamond, que era un detallista profesional, no quedó muy a gusto ya que la encontraba "muy simple y con un mensaje en la letra muy básico".
Intentó a todas formas de arreglarla incluyéndole un coro mas potente pero la cosa iba perdiendo el sentido comercial que necesitaba para el disco y decidió dejarla tal cual, a pesar de su descontento por el resultado obtenido.
Para el autor, esta canción no pintaba para single ni menos se le pasaba por la cabeza que sería un éxito comercial y la ídea de colocarla en el disco fue con la misión de que sea una simple canción de "relleno". Así, con esa ídea en mente, se fue con la cinta bajo el brazo a los estudios de grabación.

Pero el encargado de decirle a Diamond que la canción estuviera presente en Moods fue el señor Russ Regan, que era un empresario de la industria musical y dueño de UNI Records (sello discográfico para el cual trabajaba Diamond). Al escuchar la canción, Russ quedó maravillado con la melodía y abrazó fuertemente al cantante gritándole a los cielos: "Tus derechos de autor crecen cada día más!!!". Años despues, en una entrevista con un medio Inglés, Regan dijo: "Aunque la letra lo dice todo y no había mucha confianza en ella, resultó ser una de las piezas musicales mas importantes para Neil".

Si hay algo ( de lo poco) que tenemos que agradecerle a esos empresarios, es su buen olfato comercial y hacer de las cosas más simples un producto altamente vendible. Con "Song Sung Blue" la cosa fue parecida, ya que al ser lanzada como single la ventas se fueron a las nubes, llegando al puesto #1 del Billboard Hot 100, casillero que no era visitado por Diamond desde el suceso de "Cracklin' Rosie".
Pero la fama de Diamond traspasó fronteras gracias a esta canción y el continente europeo tuvo que rendirse a los pies ante los acordes de "Song Sung Blue". En el reino Unido alcanzó el primer lugar del UK Singles Charts y la canción pasó a ser pieza clave en sus conciertos.

A raíz de toda esta fama no esperada por Neil "Diamante", la canción se convirtió en una de las piezas musicales mas reconocidas de su trayectoria musical. Su asombro lo hizo público en 1996, cuando en las notas de disco compilatorio "In My Lifetime" mencionó sobre esta canción: "Jamás le tomé la atención al mensaje de la letra, la encontraba muy básica, y no quize adornarla tanto ni colocarle un coro. No tenía ídea que sería un gran éxito o que la gente la cantaría".

Sobre esto, hay que decir que al igual que en las matemáticas, la música siempre tiene otro color cuando esta hecha de cosas simples y eso las hace siempre bienvenidas ya que generan mas asombro que esas brutales experimentaciones de larga duración que a veces nos hacen caer en un aburrimiento traumático lleno de abusados riffs de larga duración y un "tarreo" insignificante. El señor Diamond hizo eso, buscó algo simple, algo extrañamente simple pero que llegó a la gente de una manera espectacular y se convirtió en una de las piezas claves para el crecimiento de su fama.

Comentarios