VIDEODROME. 1983. David Cronenberg [Crítica]








Corría el año 1982, y ni que decir tiene que por aquella época todavía no existía la televisión interactiva, ni tampoco internet, ni los teléfonos móviles con mensajes SMS, ni nadie apenas había oído hablar de realidad virtual, ni de snuff movies, ni nada por el estilo. En este contexto de realidad social, escribió y dirigió David Cronenberg Videodrome, una historia en la que Max Renn (James Woods), el director ejecutivo de una modesta televisión local, termina por verse atrapado en las redes de una extraña y oscura corporación. Renn descubre por accidente un canal que emite imágenes violentas (torturas, abusos físicos…) que parecen reales, y no consigue eludir sentirse atraído por ellas. Lo que en un principio comienza siendo un mero interés profesional se va, poco a poco, transformando en una obsesión enfermiza. Su salud mental acaba por resentirse, pasando a sufrir alucinaciones paranoicas.


Videodrome. David Cronenberg
Tras estas premisas, Cronenberg nos arrastra hacia el terreno que más le gusta: el de la paulatina degradación física y psíquica como tránsito ineludible en el proceso de metamorfosis. Presenta el medio televisivo como una gran parábola, como el eje protagonista de una nueva filosofía fehacientemente pragmática: “la televisión forma parte de la estructura del cerebro, y como tal de la realidad”. A partir de aquí las visiones se hacen carne, “la nueva carne” (carne catódica). El conjunto resultante termina configurando una nueva anatomía, gracias a la cual es posible lograr la inmortalidad, continuar existiendo y superar las siempre prosaicas barreras de la muerte física.



Videodrome se muestra, aún hoy en día, ya muchos años después de su estreno, tan precursora como brillante, tan preclara como aterradora, tan visionaria como inclasificable. El concepto de la “nueva carne” (uno de los puntos de inflexión y de referencia dentro de la carrera del realizador canadiense) toma vida en este film, unificando en sí mismo los deseos más bizarros de su creador. Por otro lado, la idea del videódromo, la utilización de la violencia a través de las señales televisivas y la consiguiente manipulación de las voluntades por medio de la caja tonta, son temáticas subyacentes que Cronenberg no obvia en ningún momento, forjando con y a través de ellas todo su imaginario visual y conceptual, a modo de vehículo transmisor y de metáfora explicativa.


  • FICHA TÉCNICA: Intérpretes: James Woods, Deborah Harry, Sonja Smits. Música: Howard Shore. Producción: Claude Heroux. Nacionalidad: Canadá. Año: 1982 Duración aproximada: 87 ‘. Guión y Dirección: David Cronenberg


Comentarios

  1. En 1960 Michael Powell hace una película sobre el tema del aún no acuñado "snuff movie" llamada El Fotográfo del Pánico, un clásico intemporal situado entre las grandes películas de la historia cine, y en 1971 Luis Buñuel ya dirige en Argentina una película titula Snuff con referencias a la muerte grabada, y posteriormente conocida bajo el título de El Angel Exterminador, otro clásico intemporal.
    Pero sobre todo fue Hardcore de Paul Schrader en 1979 cuando se centro concretamente en ese tema, y donde la palabra "snuff" ya estaría presente en toda la película. Así que eso de que alla por el año 82 apenas nadie había oido hablar de snuff movie es muy exagerado. Quizás jovenes por ese año no habían oido hablar de ese tema o concepto, David Cronenberg seguro que sí, pero el mismo concepto ya había sido tratado varias veces en el cine, y encima con obras soberbias como las citadas.

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto el comentario anterior, pero simplemente es el enunciado del artículo, los cuales siempre tienden a ser un poco exagerados y sensacionalistas, lo importante nunca es el título o enunciado sino el contenido del artículo.

    ResponderEliminar
  3. En relación al primer comentario, efectivamente se dice que "apenas se había oido hablar de snuff movies", no que no existieran o que no se hubiese tratado el tema antes cinematográficamente. Vamos, si se trata de buscar tres al pie al gato, enhorabuena, y si ése es el único comentario que puedes hacer, tanto de la película como de la crítica, pues ya está todo dicho.
    En adelante aconsejo seas más creativo y no te fijes sólo de manera puntillosa en los posibles pequeños errores que cometen los demás cuando se atreven a hacer algo de provecho.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los comentarios en este blog están moderados. Si no abusas del SPAM se publicarán.