Samsung Galaxy Z: Nvidia Tegra 2 para un Galaxy S II más económico

Si hace pocas semanas Samsung lanzaba por fin el esperadísimo sucesor del Galaxy S, su hermano mayor llamado Galaxy S II, el cual analizamos en este artículo, Samsung lanza de nuevo una versión revisada del Galaxy S II, llamada Galaxy Z, en el cual destaca sobre todo el cambio de procesador. Este Galaxy Z se sitúa un peldaño por debajo del Galaxy S II.




Durante el periodo de pre-lanzamiento del esperado y codiciado Samsung Galaxy S II se sucedieron algunos rumores en torno a su procesador, en los cuales se afirmaba que saldría una versión revisada del Galaxy S II con Nvidia Tegra 2 como procesador principal, en lugar del desarrollado por la propia Samsung llamado Exynos 4210. Tal rumor comenzó a gestarse como noticia real, lo cual no gustó del todo a gran parte del usuario que esperaba ansioso el Galaxy S II, argumentando que el procesador Exynos 4210 correría mejor que el Nvidia Tegra 2 en el Galaxy S II ya que dicho dispositivo móvil se había diseñado bajo este procesador, y la verdad es que la comunidad de usuarios tenían razón.

Pronto, desde Samsung España, se nos informó que no nos preocupáramos, ya que a España llegaría la versión TOP del Galaxy S II, la versión con procesador Exynos 4210, y que la versión de Nvidia Tegra 2 quedaría para otros paises, incluido el nuestro quizá como segunda opción al GT-I9100 Galaxy S II.

Pues bien, ya es oficial la versión del Galaxy S II con Nvidia Tegra 2, el cual pasa a llamarse comercialmente como Samsung Galaxy Z. En los cambios entre un modelo y otro, lo primero que encontramos es el ya conocido cambio de procesador, pasando del citado Exynos 4210 al Nvidia Tegra 2. Pero los cambios no quedan aquí.


El enfoque que Samsung le ha querido dar a este Samsung Galaxy Z es claramente el de un terminal algo más asequible y accesible, y por ende de nivel algo inferior, al del Samsung Galaxy S II.

Al ya comentado cambio de procesador, también se le une el cambio de tecnología de pantalla, pasando de la Super AMOLED Plus del Galaxy S II a una S-LCD de cristal líquido, conservando la misma diagonal de 4,3" pulgadas. También aumenta el peso seniblemente, pasando a ser de 135gr. 

Otros cambios importantes se ven en su óptica de cámara de fotos, pasando de 8 megapixels del Galaxy S II a ser de 5 megapixels en el Galaxy Z. La grabación de vídeo tampoco se escapa, olvidando los 1080p del modelo Galaxy S II a ser de 720p en el modelo Galaxy Z.

Como podemos comprobar ser trata de un gran terminal, pero un escalón por debajo del Samsung Galaxy S II. Su precio, al igual que sus prestaciones, se han visto reducidos, apareciendo los primeros precios en una operadora de Suecia por 439€ libre, sin duda una gran alternativa para quien quiera tener un terminal de alto nivel, pero sin alcanzar la máxima excelencia.

Comentarios