Un paseo por "PET SOUNDS"

En casi 37 minutos, Los Beach Boys nos dejan muy claro que su música no era sólo para menear la cabeza, soñar con playas de un paraíso perdido ó hablar sólo de autos y de surf. Es que al lanzar Pet Sounds marcaron un antes y un después en los discos que se publicaron en los coloridos sesentas.

Inspirados por la obseción de su líder creativo Brian Wilson por encontrar el sonido perfecto, y saltando la idea de su casa comercial de hacer discos para las masas, esta vez los integrantes de la banda se dieron el lujo de hacer un disco para ellos y para todos los que quieran escuchar música en vez de bailar e imitar los cánones impuestos por los medios de comunicación de esa época.

La apuesta fue arriesgada, pero Brian Wilson al saber que en Inglaterra Los Beatles (que, eran su competencia) ya habian dejado de lado sus "Yeah Yeah" por discos mas personales y experimentales como Rubber Soul o Revolver, decidió volcar sus experiencas personales y su carácter introspectivo en este disco.
La idea de Wilson era superar lo que habian hecho esos chicos de Liverpool y para ello se encerró en un estudio a componer las canciones e idear los arreglos que tendria cada una.
Ademas decidió solo usar músicos de estudio para las grabaciones y dejó que el resto de los Beach Boys se vayan de gira. Asi tenía el camino hecho para crear esta magna obra musical.


Un tour por "Pet Sounds"

Al colocar el vinilo, casette o CD en el respectivo reproductor empezamos este magnifico viaje que empieza con "Wouldn't It Be Nice" y nos damos cuenta que vale la pena haber comprado este "ticket" ya que nos muestra las puertas a un paraiso, con una melodía alegre que nos deja moviendo los pies desde que empieza la parte vocal y que va acompañada por unos coros que como siempre suenan espléndidos. Luego pasamos a la balada "You Still Believe In Me" que cuenta con una música con sonidos barrocos y unos arreglos corales que ponen ciertamente la piel de gallina junto a esa voz en falsete que es notable, Brian (amigo de las mesas de sonidos) incluyó el sonido de un timbre de bicicleta en medio de la marabunta de saxos, percusiones y teclados.

"That's Not Me" es una canción magnifica que fluye en medio de unas complejas combinaciones de bajo, órgano y percusión que suenan "dívino" y la llamativa "Don't Talk (Put Your Head On My Shoulder)" que viene a ser uno de los momentos mas raros del album, con su letra desgarradora y cantada con mucha pasión por Brian bajo unos arreglos de percusión y unos violines que simulan un mar con sus sonidos tan particulares.

La proxima parada viene dada por unos tambores que nos avisan que entramos a "I'm Waiting For The Day" que contiene un admirable y efectivo juego de teclados junto a unos cambios de sonido que dejan aravillado a quien escucha el disco por primera vez, mientras unas flautas, violines y unos increibles coros redondean la canción. Luego aparece en escena un instrumental muy delicado que lleva por titulo "Let's Go Away For A While" en el cual Brian utilizó doce violines, un piano, cuatro saxos, un oboe, dos bajos, percusión y una guitarra que tenia una botella de Coca-Cola en las cuerdas para conseguir el sonido de bottleneck.
Luego unas flautas nos introducen a "Sloop John B." que es el tema mas comercial del disco y que fue arreglado espectacularmente por Wilson ya que es una famosa canción folk tradicional de los Estados Unidos.


Nos tomamos un "cortito" de algo fuerte (ojalá con alguna merienda) y luego nos encontramos con la majestuosa "God Only Knows" que nos deja asombrado con esos arreglos que parecen de otro mundo. Es una de las mejores canciones del siglo XX. Esta joya, cantada con una extrema belleza por Carl Wilson, es una melodía celestial arropada por instrumentos de cuerda, oboe, campanas y clavicordios; los arreglos vocales son de lo mejor que se ha oído nunca, con un climax final donde Brian Wilson, Bruce Johnston (con una voz sumamente dulce) y Carl Wilson hacen una de las mas bonitas sucesiones de voces que se hallan podido escuchar en algun disco. Muchos se quedarán pegados con esta canción y quizás la repitan varias veces antes de pasar a la proxima pista llamada "I Know There's An Answer" iba a titularse inicialmente "Hang On To Your Ego", pero Mike Love se dió cuenta que la letra era una apología al uso de las drogas y obligó a cambiar letra y titulo a Brian, que al final claudicó; es otra canción con complejos arreglos y con unos juegos de teclados en primer plano.

Luego pasamos a esa locura musical llamada "Here Today" que en voz de Mike nos deja claro que Brian Wilson se manejaba a la perfección en las mesas de mezclas con fabulosos y repentinos cambios de rítmo, órganos combinados, el bajo, paradas en seco del tempo, una autentica locura magistral. La proxima parada es la canción titulada "I Just Wasn't Made For These Times" que nos muestra por primera vez la utilización del Theremin en la música rock (un instrumento creador de sonidos muy agudos y muy utilizados en las peliculas de terror de series B). Llena de mágicos arreglos corales, es otra aventura de Wilson como productor.

Terminada esa canción pasamos a la pista que le dá el titulo al disco, "Pet Sounds" que es un instrumental digno para escuchar mientras miras por la ventana del bus, una bella melodia que tiene a Brian utilizando dos latas vacías de Coca-Cola (al parecer era su bebida favorita) como método de percusión.
Pero todo viaje tiene su final y este termina en la emotiva y dulce "Caroline No", un bello canto dedicado a la perdida de la inocencia. Es verdad, esta canción nos deja con gusto a poco ya que nos gustaria disfrutar mas de esa maravillosa melodía que termina con unos perros ladrandonos. Esos eran Banana y Louie, los perros del loco y genio Brian Wilson.

Este gran disco, grabado en sonido monoaural, debido a que el maestro Brian Wilson sufría una leve sordera a causa de un accidente de infancia, contiene una sensación especial, tan especial que a pesar que en varias ocasiones el sello ha intentado reeditar este LP en sonido estéreo, los fans han opuesto resistencia y no quieren manchar la historia.
Un disco que el tiempo le dió la razón y lo ha colocado entre los mejores de la historia del Rock ya que se hizo adelantandose a su época, fue rebelde ante lo comercial y nos regala una experimentación musical grandiosa que merece todos los elogios posibles.






















Fuentes:
http://www.los60.es/petsounds.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Pet_Sounds

Comentarios

  1. Madre mia que pedazo de articulo, suelo comprar revistas de música pero nunca me había encontrado con articulo de esta calidad, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Digo lo mismo que el compañero, después de leer esto me están dando ganas a acercarme a una tienda y hacerme con el disco

    ResponderEliminar
  3. Hola Luis soy lucentumm, compañero tuyo de Return, solo me queda al igual que han hecho estos lectores, felicitarte por el estupendo artículo que acabas de publicar. Da gusto leer este tipo de opiniones.

    ResponderEliminar
  4. Yo también me uno a las felicitaciones y sobre el articulo estoy totalmente de acuerdo en la mayoría de apreciaciones, por cierto que genios eran estos tíos.

    ResponderEliminar
  5. God only knows es sin duda una de las obras maestras del siglo XX en todas las facetas artísticas. Una auténtica muestra de genialidad

    ResponderEliminar
  6. Bienvenido Luis! sin duda una buena recomendación para aquellos que no lo conozcan y para los que lo tenían un poco olvidado , el artículo invita a revisitarlo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por sus buenas vibras amigos y amigas!

    Un abrazo de gol para todos... Y pronto se viene otro disco de aquellos.

    Paso el dato:

    http://detrasdelacancion.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los comentarios en este blog están moderados. Si no abusas del SPAM se publicarán.