Diferencias entre Samsung Galaxy S GT-I9000 y Galaxy S SCL GT-I9003

Aunque ambos tienen como denominación comercial el nombre de Galaxy S existen grandes diferencias entre estos dos terminales de Samsung sin que el consumidor llegue a saber de esas diferencias. Aquí te explicaremos qué difiere el uno del otro.





A estas alturas no vamos a obviar la popularidad del Samsung Galaxy S en el mercado de Smart Phones, siendo claramente el segundo más popular actualmente, tras el iPhone de Apple y superando al mítico HTC Desire. El terminal estrella de Samsung logró, durante todo 2010 y lo que llevamos de 2011, conquistar a millones de usuarios gracias a una tecnología muy avanzada y un diseño espectacular. Tanto ha sido su éxito que incluso más de un año de su lanzamiento y con su sustituto ya en el mercado, el conocido Galaxy S 2, el original Galaxy S sigue acaparando la atención de consumidor de estos dispositivos móviles.

Hace unos meses Samsung "renovó" su Smart Phone Galaxy S, haciéndole una revisión -por varios motivos que ahora trataremos- los cuales, y aunque manteniendo un nivel de altísima gama, diferencia entre ambos aspectos importantes y de calidad genera. En este artículo te mostraremos cuáles son las diferencias principales para ayudarte a decantarte por uno u otro.


Galaxy SL GT-I9003. Exteriormente idéntido al GT-I9000

La primera diferencia entre ambos recae sobre su nomenclatura. El original Galaxy S tiene como código de modelo GT-I9000, mientras que la versión renovada es llamada como GT-I9003. Esta será nuetra "arma" a la hora de saber qué terminal nos quieren vender desde la teleoperadora de turno, mientras nos hace la oferta.

La siguiente diferencia principal es la pantalla, tema crucial para todos. Ambos modelos guardan la misma diagonal, es decir 4" pulgadas, pero bajo tecnologías diferentes. Mientras el modelo original, el GT-I9000 hace gala de la Super AMOLED, esta nueva revisión del Galaxy S, el GT-I9003 trae consigo una pantalla Super Clear LCD. Las virtudes de la Super AMOLED respecto a la Super Clear LCD son un contraste claramente superior y unos colores más vivos, además de un consumo de energía menor, mientras que la Super Clear LCD de este GT-I9003 es superior en niveles de brillo, dando un resultado superior en exteriores.

También existen diferencias en el procesador, la CPU: El Galaxy S original hace gala de un Hummingbird a 1GHz, mientras que la revisión Galaxy SL monta de serie un Texas Instruments OMAP a 1GHz. Aunque los Benchmark realizados dan mejores cifras en el Hummingbird, a términos de uso cotidiano no se aprecian diferencias reales en el rendimiento, siendo visibles únicamente en condiciones extremas -como las que le damos en Return-. Pero bueno, ahí está el dato.



Vistazo de cerca a ambos dispositivos Galaxy S


Otra diferencia técnica importante cae ahora en la GPU, el chip encargado del rendimiento gráfico de los juegos. El modelo clásico lleva dentro un PowerVR SGX540, mientras que la revisión lleva un PowerVR SGX530, un chip gráfico inferior. Mientras el primero de ellos puede calcular desde 25 hasta 90 millones de triángulos por segundo (según frecuencias del chip base), el del GT-I9003 está capacitado para calcular 14 millones de triángulos por segundo.

La batería también varía. En el modelo clásico es de 1500 mAh, mientras que en la revisión es de 1650 mAh. Es este aspecto, a priori, sale ganando la revisión respecto al clásico GT-I9000. Lo que pasa que habría que tener en cuenta algunos factores que quizá a la gente no le guste tanto esa batería de más capacidad. El peso se ve aumentado, pasando de los 118 gramos del original a hacerlo ahora en 131 gramos. También la figura delgada del clásico Galaxy S de 9,9 milímetros, pasa a engordar hasta los 10,59 milímetros. En cualquier caso son diferencias mínimas, de unos pocos gramos y milímetros de más, inapreciables, pero el dato hay que darlo.
También sería interesante probar -en Return no lo hemos hecho- cuánto de mejora real traería consigo el 15% más de capacidad de batería del modelo revisado respecto al modelo original, dado que la Super Clear LCD da picos de consumo de hasta un 30% más que una Super AMOLED. En cualquier caso los datos están ahí.

Izquierda: Super Clear LCD / Derecha: Super AMOLED - El Blanco sigue penalizado en el Super AMOLED
Otra diferencia principal trata sobre su memoria, tanto interna como RAM. Empezaremos por esta última. Ambos poseen 512 Mb de RAM, pero la forma de gestionar la RAM del modelo revisado GT-I9003 siempre deja algo más de memoria libre respecto al modelo original, ya que la mayor potencia de GPU en el modelo GT-I9000 necesita más recurso de esa memoria RAM, mientras que el modelo revisado no precisa tanta memoria.
Y la memoria interna, el básico del Galaxy S original consta de 8Gb de memoria, mientras que el Galaxy SCL consta de 4Gb. Los modelos top de ambos tienen 16Gb de memoria.
Y para terminar, una diferencia que puede ser crucial para el usuario es el tema de la Scene, la comunidad libre que trabaja para Android. En el Galaxy S GT-I9000 es inmensa, sin duda la mayor de cualquier de los múltiples dispositivos móviles corriendo bajo Android. Mientras que la del GT-I9003 no llega a ese nivel de cantidad, aunque sí de calidad.

Nuestro objetivo no es determinar que uno sea mejor que el otro, ni hacer competencia entre ambos, en absoluto. Los dos son Samsung, y los dos son Galaxy S. Pero sí existen diferencias, y en Return pensamos que algunas de esas diferencias podrían inclinar la balanza hacia uno u otro lado.

Comentarios