Internet y la crítica cinematográfica

El otro día en una reunión de trabajo en Return debatíamos sobre cual debía ser la linea a seguir a nivel de críticas cinematográficas. Mi opinión en concreto era la de hablar únicamente de los trabajos que me hubiesen apasiOnado, otra linea era la de criticar (cogiendo la parte negativa del significado) para crear polémica y arremeter contra las películas "malas".


Yo comparto la opinión de que muchas veces no es difícil deducir cuando una película es mala o no. Un film de aventuras hecho con el único propósito de entretener, puede ser considerado malo por la mayoría de la "crítica" "especializada no se donde", pero desde mi humilde opinión creo que los trabajos deben ser ubicados en su lugar correcto. No creo que Tron nazca con la idea de ganar el Oscar a la mejor película y guión del año, con lo cual juzgarla por el mismo rasero que otro tipo de trabajo no acabo de verlo justo.

Por otro lado, un equipo de trabajo de cientos de personas están durante uno o dos años dedicados a un proyecto, unos le pondrán mas intensidad y otros menos, pero estoy seguro que la cantidad de horas y energía que esa gente deposita en el proyecto es claramente abrumadora, pero entonces llega un simple plumilla, y en 20 minutos despacha y destroza un trabajo de dos años simplemente porque es dueño de ese injusto poder que muchas veces demuestra internet.

Y como último punto esta el impresionante amor que todos los seres parecemos tener a nuestro ridículo y patético intelecto. Una persona de calidad y carrera contrastada dedica dos años de su vida a realizar un proyecto, una vez finalizado y puesto en pantalla llega un señor y se pone delante de él, rápidamente no le gusta, no se mete o no llega a entender el concepto del artista, ¿pues que hace? Este señor o niñato podría llegar a pensar que el encargado del proyecto que acaba de contemplar es una persona que a lo mejor lleva 20 años en ese mundo del cine, que conoce los conceptos y las formas fílmicas desde dentro y que quizás el problema no es del film. Jamas podrá  llegar a pensar que el fallo no es ajeno, que el fallo de no poder apreciar la calidad del producto es interno, esta en él, en su falta del conocimiento total del medio y no en la del profesional. NO!!! esta última opción es inviable. El "crítico" es el rey, el tiene la verdad absoluta, y el decide si un trabajo de Clint Eastwood, Ridley Scott o Woodie Allen es bueno. Sí señor, el individuo que esta delante del teclado es el que decide si los trabajos de estos artistas son buenos o no. Todo este punto se resume en una simple frase que todos hemos oido alguna vez sobre una de las obras claves de Picasso: "El Guernica es una mierda, menudo caballo más mal hecho, parece hecho por un niño", si señores con un par! el problema no es la ignorancia del que esta mirando el cuadro, la ignorancia es de Picasso.


Pues con esta reflexión me quedo en el día de hoy, he decido mirar una serie de críticas hechas en páginas importantes de internet sobre las últimas películas del mercado y, esto es lo que me he encontrado, me da vergüenza esta forma de juzgar a los demás:


"Y ello es porque así yo me divierto más escribiendo sobre una película que no merece le dediquen más de unas líneas, y por otro lado sí es merecedora de que la desmonten, gracias a poseer uno de los guiones más inútiles, absurdos y ridículos que se ha visto en el cine. Una de esas historias que sobre el papel tienen mejor pinta que trasladadas a una pantalla, labor que ha correspondido a Kevin Macdonald, hasta ahora director de la floja ‘El último rey de Escocia’ (‘The Last King of Scotland’, 2006) —film al servicio exclusivo de Forest Whitaker—, y la correcta ‘La sombra del poder’ (‘State of Play’, 2009), y que con la cosa ésta ha filmado de lejos su peor trabajo."


"En dos palabras: para olvidar. Lamento repetirme, pero cuando uno ve cosas como ésta es difícil evitarlo. Se levanta uno de la butaca con una inevitable sensación de pérdida, no en un sentido material, al fin y al cabo estoy de acuerdo con los que opinan que ir al cine no es una alternativa de ocio costosa (siempre y cuando no compres palomitas y refresco para un regimiento de críos); sino más bien como si hubiera pasado un tiempo precioso que podrás recuperar jamás, o aprovechar, o invertir en algo mínimamente entretenido, porque en lugar de eso estabas ahí sentado, mirando imágenes absurdas, incapaz de poder disfrutar de una propuesta mediocre"


"No comparto el estilo de rodaje elegido por Boyle para esta película y sobre todo, no creo que sea el más adecuado para la historia que cuenta. Los recursos que introduce, ya sean los efectos de imagen, los flashbacks, los acelerados y otros juegos de montaje, el sueño… son curiosos de ver, pero no encajan aquí. Si bien la fotografía es llamativa y los paisajes muy agradecidos, todo se queda en un vacío lucimiento estético y en ganas de impresionar."


"En mi texto sobre ‘Sucker Punch’ (id, Zack Snyder, 2011) —película que puede ser tan disfrutable como repulsiva— algunos arremetían contra mí única y exclusivamente porque no pensaba como ellos. En este nuevo ejercicio que está de moda, que es criticar a los que critican, se utilizan argumentos tan delirantes como el hecho de ir a ver tal o cual película esperando siempre una grandísima obra maestra, como si estuvieran metidos en mi cabeza para saber lo que pienso, decido o deduzco. Que si los tráileres ofrecen no sé qué, que si el cartel es muy indicativo sobre una película, que si los efectos visuales son efectos visuales, a lo que supongo que habrá que sumar la pataleta de niño pequeño o rasgada de vestidura, dependiendo del consumidor. Espero sinceramente que algunos no pasen de ahí, ya que la flagelación no es algo recomendable, al menos la que se conoce bajo términos judeocristianos."


"El trabajo que algunos desempeñamos en lugares santos como éste a veces, muchas diría yo, parece precisamente eso: una completa flagelación, al menos bajo términos de cinefilia. Si hace unos meses servidor se quejaba de la mediocridad reinante en las carteleras —por ello me refugio en otro cine— sólo se me ocurre a mí ir a ratificar dicha creencia con películas del calibre de la de Snyder, la de Aja o la que nos ocupa, ‘Invasión a la Tierra’ (‘Battle: Los Angeles’, Jonathan Liebesman, 2011). En este caso, el tráiler sí hacía prever tal vez no una gran película, pero sí algo mínimamente decente, o al menos algo superior a esa tontería llamada ‘Skyline’ (id, Colin Strause, Greg Strause, 2010), de los encargados de los efectos visuales del film de Liebesman, y que se apresuraron a sacar antes. Efectivamente ‘Invasión a la Tierra’ es mejor que la citada, pero por muy poco."


"Kenneth Branagh es un director extraño. En su amorfa carrera, a este paso, va a haber espacio para casi todo. Eso sí, él no pierde la sonrisa ni el ego. De su ya larga trayectoria he de decir que me quedo mucho antes con algunos de sus papeles como actor (su estupendo Reinhard Heydrich del apasionante telefilme ‘La solución final’, su Iago del ‘Otelo’ de Oliver Parker, su Gilderoy Lockhart de la segunda parte de Harry Potter…) que con sus ínfulas de convertirse en un nuevo Orson Welles, trono al que aspira (es un decir) gracias a su cuestionable magisterio sobre todo lo que tenga que ver con Shakespeare y a su ambición desmesurada, como si esta fuera una virtud en sí misma."


"Éste debuta así en la escritura de guiones tras obtener experiencia en sus trabajos previos en el departamento de efectos visuales, iluminación y ayudante de dirección. Tal vez un guionista más experimentado hubiera mandado a Snyder a hacer puñetas, pues la historia creada por el director no tiene ni pies ni cabeza. Definida como su autor como una especie de Alicia en el país de las maravillas con metralletas, parece más un ejercicio de masturbación cinematográfica que otra cosa."

Comentarios

  1. Habrá creadores que tendrán trayectorias de muchos años a sus espaldas haciendo cine. Pero los cinéfilos llevamos muchos años viendo películas. Y con el tiempo hemos aprendido a tener criterio y saber distinguir entre lo que vale y lo que no. No hace falta ser director de cine para valorar una película como no hace falta ser músico para valorar una sinfonía. Se trata de tener ganas, iniciativa, inquietudes, relacionar conceptos, seguir filmografías y ver el cine con los ojos abiertos y mirada crítica. Si solo has visto Transformers, seguramente Transformers 2 también te gustará. Pero si tienes una idea más global de lo que es la historia del cine, sabrás que hay grandes películas de evasión que han ganado el oscar a la mejor película. Así que Thor bien podria ser una de ellas si fuera mejor. Si la Bella y la bestia, ET, o En busca del arca perdida pueden estar nominadas al oscar es porque son grandes películas (también hay películas horrendas que estan nominadas en esta categoria...). Así que yo voy a valorar por el mismo rasero el Batman de Nolan, la última de Woody Allen, War Horse y Tintin de Spielberg o Green Lantern. Porque la calidad no está en la cantidad de efectos o los minutos de acción sinó en si tiene un guión interesante y bien construido (hable del sentido de la vida o de unos pájaros atacando un pequeño pueblo de California), personajes atractivos y una puesta en escena creativa.
    Y eso sirve para todos los géneros. Y no hace falta ser cineasta para verlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los comentarios en este blog están moderados. Si no abusas del SPAM se publicarán.